Un inmigrante es elegible para asilo si no pueden o no quieren regresar a su país de origen porque van a enfrentar persecución o tienen un miedo de persecución bien fundamentado por razones de raza, religión, nacionalidad,  la afiliación a un grupo social en particular, o una opinión política.  Sin embargo, el inmigrante debe generalmente presentar su aplicación dentro del primer año de haber entrado a los Estados Unidos.

Aquellos inmigrantes que tienen miedo a ser dañados si regresaran a sus países de origen pero no califican para asilo pueden tener derecho a la retención de remoción o a protección bajo la Convención en Contra de la Tortura.

Declaracion de Rechazo de Responsabilidad
Por favor tome en cuenta que las leyes de inmigración son extraordinariamente complicadas y para cada regla existe una excepción. Por lo tanto la información en este sitio es solo una descripción de los principios generales de la ley de inmigración Americana, y no debe de ser tomada como un asesoramiento legal en relación a un caso especifico o a hechos similares. Si usted desea una cita para recibir un análisis de su caso en específico, por favor contacte a nuestra oficina.